El parche de forma redonda, de un centímetro de diámetro, cuenta con casi doscientas cincuenta microagujas, cada una de las cuales contiene ácido hialurónico y la vacuna contra el gripe.
De acuerdo con los científicos, este método de vacunación es absolutamente indoloro en comparación con la inyección, ya que la longitud de las microagujas no supera los 0,8 milímetros, informa RIA Novosti.
Según informaciones, ya se han realizado estudios clínicos con la participación de veinte personas. Los médicos apuntan que la eficacia de la vacuna en forma de parche es comparable a la de la inyección, comúnmente utilizada.
Por ahora, no han sido revelados graves efectos secundarios de la nueva vacuna. Los médicos esperan que su aplicación práctica se inicie dentro de cinco o diez años, tras estudios clínicos adicionales.