ARTÍCULOS DE ACTUALIDAD
Ultimas Noticias
Pin It

Widgets

Pedro J. Torres: Analizan el uso de antiinflamatorios para combatir enfermedades como la obesidad y el cáncer
domingo, 21 de octubre de 2018 Publicado por David Pache

Una inflamación es un proceso natural que puede llegar a ser muy desagradable, incluso doloroso dependiendo de su intensidad y ubicación, pero es el mecanismo fisiológico por el cual el organismo detecta y trata de reparar procesos de infección o eventos traumáticos, lo que la convierte en un valioso recurso de defensa; sin embargo, como indica África González, presidenta de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), a veces “la inflamación no finaliza, se cronifica, es exagerada y, finalmente, deteriora los órganos, dado que al intentar repararlos lo hace de forma anómala (con fibrosis, destrucción de tejidos, calcificaciones, etcétera)”.

Gobiernos, empresas, universidades, centros de investigación y comunidades deben promover más la prevención en salud. Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón

Este último proceso descrito deriva entonces en, una serie de dolencias, entre ellas las autoinmunes, como artritis reumatoide, lupus, enfermedad inflamatoria intestinal, así como hipertensión, alteraciones cardiovasculares, cáncer, obesidad, diabetes o trastornos mentales. Y con cada nueva investigación la lista se alarga.

La presente información es compartida por la Fundación Torres-Picón, con fines estrictos de divulgación preventiva; pero se deja claro que corresponde a los profesionales de la salud y a los científicos e instituciones de investigación, hacer los alertas y las recomendaciones pertinentes así como explicar los resultados de los estudios que se van llevando a cabo.

No todas estas afecciones mencionadas son generadas por una misma reacción ante la inflamación, y lo que diversas investigaciones intentan descifrar es precisamente qué molécula originada por la inflamación es responsable de cuál enfermedad, o de cuáles enfermedades, en caso de que una misma molécula cause más de un padecimiento, y cómo se produce esa respuesta inmune; ejemplo de ello es que, según se ha determinado, los pacientes que sufren de inflamación intestinal tienen un 23% más de posibilidades respecto a padecer un ataque al corazón, siendo los menores de 40 años quienes tienen un riesgo más alto.

También engrosan la lista de enfermedades posiblemente causadas por la inflamación crónica el mal de Alzheimer, la depresión y las fallas de memoria; esta afirmación está respaldada por un estudio llevado a cabo por Keenan Walker, de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, EE UU, según el cual pacientes de entre 40 y 50 años en cuya sangre se encuentran marcadores de inflamación generalizada presentan reducción del volumen del cerebro, lo cual se relaciona con Alzheimer y disminución de la memoria.

Asimismo un estudio dirigido por el gerontólogo Bertrand Fougère, del Hospital Universitario de Toulouse, Francia), ha encontrado una asociación entre una inflamación crónica de bajo grado y el envejecimiento biológico; como indica el especialista, “el fenómeno recibe el nombre de 'envejecimiento inflamatorio' y es un factor de riesgo altamente significativo para la morbilidad y la mortalidad en las personas mayores”, y añade, “el resultado es que el envejecimiento inflamatorio desempeña un papel en el inicio y progresión de enfermedades relacionadas con la edad, como mayor fragilidad, osteoporosis y cáncer”.

Se han hallado relaciones similares entre la obesidad, la diabetes tipo 2 y diversas formas de cáncer; tal como expresa Jorge Moscat, director del Programa de Metabolismo del Cáncer del Instituto Sanford Burnham Prevys, en La Jolla, California, “La obesidad es una forma de inflamación crónica. En ésta se conjugan dos grandes mecanismos claros de promoción tumoral: la hipernutrición, que alimenta a los tumores, y la diabetes tipo 2, que promueve la tumorogénesis debido a la resistencia a la insulina en el hígado, la grasa, etcétera”; como explica el experto, la conjugación de estos factores propicia “una tormenta perfecta para la progresión tumoral”.

¿LOS ANTIINFLAMATORIOS PREVENDRÍAN y CURARÍAN?

Tomando en cuenta esto, surge la cuestión de si mediante la administración de medicamentos antiinflamatorios sería posible prevenir e incluso tratar las enfermedades derivadas de la inflamación crónica; en este sentido Ángel Gil, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos en Madrid, España, señala que ciertas enfermedades que hasta hace relativamente poco tiempo no tenían tratamiento, como la artritis reumatoide, pueden ser tratadas con algunos medicamentos inmunomoduladores de reciente aparición, sin embargo antiinflamatorios de reconocida eficacia como el ibuprofeno, los corticoides o la aspirina “no son recomendables como prevención primaria de enfermedades crónicas, como pueden ser las cardiovasculares, por los efectos adversos que provocan”.

No obstante, Moscat apunta que, a pesar de que aún no hay resultados conclusivos, la aspirina podría ser eficaz en la prevención del cáncer de colon, ovario, páncreas o el melanoma, aunque podría presentar efectos secundarios no deseados; en tal sentido, indica que es necesario profundizar más en las investigaciones, y no deja de recordar que “efectos similares los podemos obtener con un estilo de vida saludable”.

Mención especial aparte merece una enfermedad que se ha venido extendiendo por todo el mundo y ya ha sido calificada como pandemia global: la obesidad y el sobrepeso, los cuales, según palabras de África González, han sido “considerados una inflamación crónica —se habla de lipoinflamación— que pueden desembocar en el síndrome metabólico (diabetes, hipertensión, arteriosclerosis, elevación del colesterol, triglicéridos y ácido úrico)”.

La inflamación crónica que induce la aparición del exceso de peso se agrava aún más en presencia de una serie de factores perniciosos como la contaminación ambiental, el tabaquismo, el sedentarismo, la mala alimentación y el estrés. En este sentido, coinciden los expertos en que atacando estos factores es posible controlar el proceso inflamatorio; por ejemplo, el sedentarismo está relacionado con una mayor circunferencia de la cintura, la cual a su vez se asocia con altos niveles de proteína C en sangre, la cual está identificada como marcador de inflamación crónica; al incrementar la actividad física se produce la liberación en la sangre de miocinas, moléculas que producen un efecto antiinflamatorio en todos los tejidos del organismo que puede durar varias horas. “No hay ningún fármaco que haga esto, y funciona mediante dosis/respuesta: es decir, cuanto más, mejor”, explica Alejandro Lucía, catedrático de Fisiología del Ejercicio de la Universidad Europea de Madrid. “El ejercicio previene el desarrollo de muchas enfermedades cardiometabólicas o crónicas de nuestro tiempo, y cuando la enfermedad ya se ha manifestado, el deporte puede enlentecer su desarrollo”.

Otro factor determinante es el estrés, el cual afecta los sistemas nervioso, endocrino e inmune mediante la secreción continua e intensa de hormonas y neurotransmisores que, tras un tiempo, deja de ser adaptativa y provoca trastornos en diferentes niveles, en los hábitos de alimentación, de actividad, propicia el tabaquismo y el consumo de alcohol, eleva la tensión arterial, afecta el sistema inmune, genera trastornos digestivos, entre otros muchos efectos. “Conseguir un adecuado control del estrés logrará un equilibro en el que el sistema inmunológico responderá adecuadamente ante las infecciones y otras agresiones”, señala la psicóloga Julia Vidal, miembro del consejo de expertos del Área de Estrés y Gestión de las Emociones de la Fundación Española del Corazón (FEC) y de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).

LA CORRECTA ALIMENTACIÓN HACE PARTE DEL ARSENAL MÉDICO

Otro elemento fundamental en la generación de inflamación crónica es la alimentación; una dieta rica en grasas saturadas y trans, exceso de sal y azúcar, carnes rojas, alimentos procesados, refrescos, dulces y pasteles, a la vez que pobre en vegetales, legumbres y hortalizas, frutas frescas, frutos secos, cereales integrales y fibras, es una receta segura para la inflamación y la obesidad.

Al incluir fibra en la dieta se favorece la composición de las poblaciones de bacterias que componen la microbiota o flora intestinal, la cual es determinante para inhibir el desarrollo de muchas patologías, entre ellas la obesidad y a diabetes.

“Una dieta alta en fibra (30 gramos al día) disminuye las concentraciones de marcadores inflamatorios como la proteína C reactiva. Por ejemplo, una dieta alta en carbohidratos complejos, relativamente alta en fibra y baja en grasas ha probado que reduce un 50% la incidencia de diabetes a largo a plazo”, explica el dietista-nutricionista Miguel Aganzo Yeves. “Y una alimentación rica en vegetales que aportan fibras fermentables (frutas, hortalizas, legumbres, cereales de grano entero, frutos secos y semillas) tiene impacto en la función inmunológica gracias al butirato [un ácido graso de cadena corta que se produce durante la fermentación de la fibra por la microbiota intestinal]”.

“Es fundamental prestar atención a los muy diversos riesgos asociados a la obesidad. Hay que acentuar la prevención, como recomienda la Organización Mundial de la Salud. Otra parte importante que complementa la alimentación equilibrada como una medida preventiva principal, es el combate de la vida sedentaria, caminar, involucrarnos y participar más en las prácticas deportivas, en la realización de ejercicio físico adecuado a cada condición, sin excesos, que es una efectiva herramienta para mantener el peso y las buenas condiciones, ayudando a procesar el consumo de calorías”, señala Pedro J. Torres, en nombre de la Fundación Torres-Picón, destacando la enorme importancia de chequearnos y controlarnos con el médico y otros profesionales de la salud.

GF/EDC

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2S4oSqN

David Pache

Gracias por su visita..!

0 comentarios for "Pedro J. Torres: Analizan el uso de antiinflamatorios para combatir enfermedades como la obesidad y el cáncer"

Déjanos tus comentarios

Upata Digital

Video del Momento

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...