Más de medio millón de personas se entregaron a Jesús en Pakistán